3 de octubre de 2008

Marca de agua (Edhasa)

—¿Qué tal?, ¿qué tal?
—Pues mira, estoy contento de haberlo terminado.
Lo primero que pensaría mi interlocutor es que Marca de agua me ha parecido un tostón , y que acabarlo ha sido una liberación... Y se equivocaría.
Se me ocurren más razones por las que, acabado el libro (¿qué tal este ablativo absoluto?), alguien diría que está contento. La primera, porque es un artista. No porque va de artista, que suelen decir que les encantan libros que no saben ni donde comprar, o se viste de artista, sino porque lo es, en el sentido más metafísico de la palabra ser. Es el caso del amigo que me prestó el libro -el Llanero Solitario se hace llamar a veces-: un tipo de esos que dice que le debe mucho a tal autor o a tal libro y te das cuenta de que es así. Porque Joseph Brodsky es un esteta y un alma de artista conecta con él. Pero, lamentablemente, no es mi caso.
Otra razón que se me ocurre es que eres un tipo (soy hombre y me niego a añadir el /a) cultivado, un tío que sabe de letras y de literatura, que ha leído o estudiado, ha desarrollado su sensibilidad y reconoce una buena obra cuando la lee. Porque, sin duda, un señor que, como Brodsky, escribe en una lengua que no es la suya y le dan un Nobel por hacerlo, mal no lo hace. Pero tampoco es mi caso.
Hay todavía otra razón para estar contento al terminar Marca de agua: haber hecho los deberes, haberte enfrentado a un reto y haber aguantado, haber gustado que el bien es arduo y no haberte arrugado. Reconozco que me he perdido varias veces, que no he pillado ni la mitad de la belleza y genialidad escondidas en las apenas cien páginas de la edición de Edhasa. Pero me quedo, seguro, con algo de todo eso.
Y también, claro, he disfrutado en muchos momentos. Y me he reído en otros. Pruébalo.

9 comentarios :

  1. Bastian, muy bueno el blog. Me gustaria sugerirte que se adquisiese a la vez que tu comentases algunas obras de literatura rusa del siglo XIX.Enrique viene dando duro..jjejeje.

    ResponderEliminar
  2. el llanero solitario4 de octubre de 2008, 10:26

    Bastián, gracias por el nombre que me asignas y que tiene resonancias aventureras. Me lo quedo. Es verdad. Le debo mucho a Brodsky. Todos le debemos mucho a esos librosqueleemos y a esos blogs que lo comentan, que nos hacen la carga más llevadera. O que se mastican y son como saborear un bocado exquisito. Me pasaré más por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Hola Myshkin. Llevo un rato pensando quién puedes ser, porque eres seguro del entorno. Ruso he leído poco: es una literatura que no me gusta demasiado. Sugiere y compro.

    ResponderEliminar
  4. Cómo que no has leído rusos... yo empecé a leerlos robándolos de tu estantería. ¿O era de la de Iñigo?

    ResponderEliminar
  5. Bastián, se podria empezar por algo "light" tipo "El Jugador" de Fiodor Mijailovich Dostoievski, "El Esbirro" de Sergei Kourdakov, te sugeriria tambien "El Maestro y Margarita" de Mijail Bulgakov. Digo que te sugeriria, porque, si entras en cualquier web y lees alguna sinopsis del libro, lo primero que te van a decir es que esta basado en el satanismo. Te confirmo, no esta basado en el satanismo, lo que pasa es que escribes algun libro en que aparezca el demonio (siendo una obra de amor y un retrato de la hipocresia de la sociedad rusa del XIX)y la gente tacha al escritor de satanico. Es un libro que mezcla fantasia como si fuese realidad. La gracia es que a Harry Potter , al Señor de los Anillos a Eragon, no se les tacha de nada, cuando esos libros hacen que te sumerjas en un mundo completamente fantastico. En fin, yo te he dado mi opinion sobre el libro, porque me lo lei hace tiempo, pero ahora dejo en tus manos la decision de adquirirlo o no. Por cierto "El Esbirro" es necesario, cuando acabas de leerlo piensas para ti mismo: "Coño,¿estare a tiempo de poder arreglar las cosas que he hecho mal?...

    P.D: Sabes quien soy Bastián, me conoces desde hace unos años...no he sido discreto, si piensas un poco y relacionas hechos sabras enseguida quien soy, hasta me duele a mi mismo haber dejado tantas pistas, pero no me escondo, aun asi dejare que pienses, si esto no es una farsa y sabes ya desde hace tiempo quien soy.

    ResponderEliminar
  6. "La novela del matrimonio" de Tolstoi. Genial y corta.
    Myskhin, está muy claro quien eres, pero no metas el Esbirro de Kourdakov, en la categoría de "los rusos" con los que habitualmente se conoce a los grandes escritores del XIX.
    Aunque es verdad que es una historia real y apasionante, y que a mi me influyó mucho de adolescente.
    Pero si quereis saber más de Rusia actual os sugiero el "Diario Ruso" de Politkovskaya.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Thomas. En efecto, "La novela del matrimonio" es un buen libro. "Diario ruso" lo compré hace tiempo, sin mucha convicción, tan poca que no lo he leído. Se lo pasaré al fogoso Myshkin. Gracias por el comentario.

    ResponderEliminar
  8. Angela, me los robabas a mí, sinverguenza. Todavía debes tener mi primer Crimen y Castigo ...

    ResponderEliminar
  9. En efecto, Ángela los robaba de la estantería de Íñigo. A mi siempre me fue más EE.UU.

    ResponderEliminar