29 de enero de 2011

La hija del optimista (Impedimenta)

Título: La hija del optimista
Autor: Eudora Welty
Año: 1972
Edición: Impedimenta, Madrid 2009
Premio Pulitzer de novela en 1973

El juez Clint McKelva ha tenido un pequeño accidente en un ojo y el médico dice que hay que operar. Parece poca cosa, pero algo sale mal y se muere, lentamente. Su hija, Laurel, que se ha trasladado desde Chicago a Nueva Orleans para acompañar a su padre, regresa a Mount Salus con Fay, la horripenda segunda esposa del juez (la primera, Becky, falleció) y el ataud, para el velatorio, funeral y entierro. Estallará entonces una tensión que en vida del juez McKelva había estado sólo latente: ¿qué pinta Fay en Mount Salus?, tensión que llega al máximo en el último encuentro entre Fay y Laurel.

Es habitual ver a Eudora Welty en el mismo grupo de autores sureños que William Faulkner, Carson McCullers, Tennessee Williams, Flannery O'Connor, etc. Sólo he leído algo de F. O'Connor, con la que la Welty comparte los personajes grotescos (la familia de Fay es de traca), el ambiente opresivo y tristón, y un tono general que, a falta de una única palabra, describiría como un tono que te provoca la sensación de que en el párrafo siguiente puede ocurrir algo perturbador, o macabro, o fantástico, o enfermizo, o irracional, o raro, o... Lamento no poder ser más concreto. El que haya leído algo de esta gente sabrá a qué me refiero. La hija del optimista no ha sido un libro de esos que estás deseando tener un hueco para ponerte a leerlo pero que siempre que estás con él estás muy a gusto (mira que estoy críptico hoy, ¿verdad?). Debo reconocer que en algún momento me ha invadido la sensación de haber perdido el hilo de la narración, no se si por el estilo de la autora o por la traducción. Salvo este pero, una buena lectura, eso sí, buena y exigente, no apta para "lectores ocasionales".

19 comentarios :

  1. Tiene pinta de ser buena pero no muy fácil de leer. Me gusta mucho el título :)

    ResponderEliminar
  2. No sé. No me llama. Quizás por la entrada, que te ha salido un poco indefinida.
    Veo que estás cumpliendo tu propósito de leer "cosas serias".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Algo espesa si te ha quedado la entrada. Sería bueno saber si la espesura proviene del libro o de una noche particularmente oscura ...

    ResponderEliminar
  4. Yo lo leí el año pasado y me encantó.Me pareció una historia preciosa, muy bien escrita.Lo leí de dos tirones, los personajes son increíbles y la narración está muy nien hilada. Tengo ganas de leer algo más suyo.

    ResponderEliminar
  5. yo la tengo en mi listado de pendientes a ver si la encuentro en la biblioteca.
    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  6. Hola a todos. Creo que la definición de Vero es la más acertada, bueno pero no fácil. Y el título es precioso. Desde luego Gise debería encontrarlo y leerlo. Hilario e Ignatius me han pillado: la entrada me costó bastante y me salió un poco nebulosa, no sin intención (mi coco se desgasta y los libros cultos se me vuelven cada vez más escurridizos). Para ser sincero, hubiese necesitado una calificación entre B y C, pero me empeño en no usar decimales en el blog y soy hijo de un optimista, opté por la B. Creo que a Hilario no le gustaría.
    Y un párrafo especial para Atram, que se estrena en los comentarios. Si quieres seguir con Welty, me han aconsejado alguna vez "Boda en el delta", pero no lo he leído.

    ResponderEliminar
  7. Lo primero que me sorprendió de la novela es el título, porque luego resulta que se trata de un velatorio. No entré para nada en ese ambiente del sur de los USA, por desconocimiento o quizás porque está escrito para lectores que conocen bien los usos y las costumbres. Más recomendaciones de esa editorial : La librería de Penélope Fitzgerald pero la que refleja el sur de USA para todos los públicos es Matar a un ruiseñor de Harper Lee ¿o no?

    ResponderEliminar
  8. Hola María. Yo también pensé al acabar que un lector que conociera mejor el ambiente del sur, carácter, modos de hablar, etc. disfrutaría más de la novela. Acabas con la sensación de que se te ha escapado algo. La segunda parte, en la que Laurel se queda sola en la casa durante la noche y rememora su infancia, es más universal y me gustó más.
    No he leído ¨Matar a un ruiseñor¨, así que no puedo responder a tu pregunta. Contraataco con Flannery O'Connor: también refleja bastante bien el sur de los EE.UU. ¿no crees?

    ResponderEliminar
  9. Ahora entiendo porque "Matar un ruisennor" no esta en la seccion de los calificados A. No lo has leido...

    ResponderEliminar
  10. Hola Varenka. Visto lo visto, creo que será lo próximo que lea. La verdad es que siempre me ha apetecido.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, pues es bueno saberlo, ya voy preparadita para cuando lo coja, porque es uno de los títulos que está entre la lista.
    Otro abrazo bloguero

    ResponderEliminar
  12. No has leido "Matar a un Ruiseñor" ... no comment. ¿tampoco has visto la peli?

    ResponderEliminar
  13. Hola Icíar, espero que te guste. Ya nos dirás.
    -
    Hola Ignatius. Ni libro, ni peli. Lamentable.

    ResponderEliminar
  14. A mí me gustó mucho. Un libro que recuerdas sin proponértelo. Muy original.

    ResponderEliminar
  15. Hola Pilu. Me gusta tu frase: un libro que recuerdas sin proponértelo, ¿por qué no se me ocurrirán a mi?

    ResponderEliminar
  16. De fácil lectura, para leer de un tirón.- Demasiado simple, sin personajes relevantes, mucha cursilería con un argumento gastado: Casa paterna> búsqueda>encuentro de cartas y papeles viejos y, al fin, "descubrirse a sí misma" ("sic" de la autora, original, no?).- Cualquier escritor del Sur,se sabe, según los criticos de marketing, es comparable con Faulkner y los dos o tres realmente grandes.-Eudora W. está
    lejos de eso.- Gracias por tu reseña y un gran saludo.

    ResponderEliminar
  17. Coincido con Zoot: Comparable a Faulkner, solo Toni Morrison. No solo por escribir sobre el sur, ni por sus personajes, temas (que menos tienen que ver con el Sur profundo en general que con la negritud en particular), sino por la construcción y el estilo de sus novelas. Se aleja de Faulkner haciendo una especie de "Realismo Mágico" a lo G. Márquez. Los tres nombrados son Premio Nobel, claro. Un abrazo.

    ResponderEliminar